16, agosto 2019

AMP: Ventajas e inconvenientes de un formato estilizado

Un artículo de Pablo Accino

En este artículo hablamos, entre otras cosas, de… , ,

Para los desarrolladores web y especialistas SEO, AMP (acrónimo de Accelerated Mobile Pages) fue uno de los grandes descubrimientos recientes en el universo Google. Si las siglas no te dicen gran cosa, quizá sí lo haga un pequeño icono de un rayo que se muestra al lado de algunos resultados del buscador (exclusivamente, y esto es importante) en dispositivos móviles.

AMP, el método de carga instantánea ideado por GoogleAMP, el método de carga instantánea ideado por Google

AMP: ventajas de un framework estilizado

Sobre el papel, la idea es indiscutible: a través de AMP, Google promocionaría aquellos sitios webs que ofrecieran la posibilidad de cargar su contenido con esta implementación casi instantánea. En términos prácticos: cargar las páginas con una versión reducida del frontend, en el cual sólo se ejecutan determinadas etiquetas y scripts, escogidas por Google en base a criterios de solidez y rapidez.

La idea coincide, y ya se ha vuelto algo previsible, con una creciente demanda de los usuarios. No en vano, en What the front!, uno de nuestros podcasts de cabecera, se debatía hace algunos episodios la necesidad de combatir una paradoja creciente: con conexiones cada vez más rápidas y dispositivos indiscutiblemente potentes, la carga de muchos de los sitios que consultamos diariamente resulta pesada y tediosa.

Con frecuencia, sus editores -en particular, los medios de comunicación- suelen atribuir la responsabilidad a los formatos publicitarios. Y tirando justamente de este hilo Google ha desarrollado AMP: como respuesta a la necesidad de una consulta rápida en noticias y artículos divulgativos. Siguiendo su teoría, Google busca que sus resultados satisfagan la consulta de los usuarios… y una experiencia de carga pesada y lenta supone un hándicap en el servicio.

Entre las ventajas, podemos citar algunas muy evidentes:

  • La velocidad: y es que la consulta de páginas con AMP es prácticamente inmediata. Todo el argumentario de Google para defender su formato es justamente este: la rapidez.
  • La accesibilidad: derivado de lo anterior, y de lo ligero de los scripts que carga, incluso las conexiones más débiles pueden cargar contenido que en su fuente original podría tardar cinco o diez veces más. Para determinadas condiciones, AMP se presenta como una opción salvadora si la necesidad pasa por una consulta instantánea en una situación desfavorable.
  • El posicionamiento: ya que, huelga decirlo, Google favorecerá a aquellos sitios webs que incorporen su tecnología. En el caso específico de las noticias, no es raro ver que, si no es AMP, el medio no se destaca en los resultados previos.

Inconvenientes de un lenguaje limitado

Sin embargo, no es oro todo lo que reluce y para la adopción de AMP como un formato extra en nuestro sitio debemos tener en cuenta, principalmente, que se trata de un lenguaje propietario. Ciertamente basado en HTML, pero específicamente circunscrito a las condiciones planteadas por Google tanto en lo relativo a semántica (incluso con etiquetas propias como amp-img, entre otros).

Más allá del debate de si este movimiento es un paso hacia comprometer la libertad que otorgó la puesta en uso del HTML como estándar de formato web (discusión tan procedente como técnica), hay otros inconvenientes que debes conocer antes de implementar AMP.

  • Limitación de formatos: una de las mayores sorpresa que nos encontramos en nuestros primeros desarrollos con AMP es que Google te limita, por ejemplo, el tamaño del archivo CSS. También el número de scripts.
  • Estas limitaciones suponen que, en muchas ocasiones, la maquetación que tenemos desarrollada no nos valga y tengamos que realizar una adaptación del frontend para ser compatibles con AMP. Y claro está, esto no afecta sólo a las disposiciones ni las interacciones (sólo se puede usar, por ejemplo, el carrusel ‘autorizado’ por AMP) sino también al aspecto.
  • Revisión del diseño: desde el momento en que estamos limitados a un tamaño de bytes en nuestro CSS, el diseño es susceptible de ser revisado. Puede que determinadas animaciones, disposiciones o herencias condicionen la implementación AMP y nos veamos obligados a reformatear el aspecto de nuestro sitio.
  • Excluir funcionalidades: otra de las fuertes desventajas que supone AMP es que no permite incorporar ciertos scripts y conexiones externas. Sufren especialmente con esta censura los pequeños widgets o determinadas funcionalidades que requieran de un javascript algo elaborado. Todo debe ser apartado o bien reformateado, si se contempla, conforme a la especificación de AMP.
  • Mantenimiento: justamente por dichas limitaciones, AMP exige una revisión frecuente de estilos y pesos. No es infrecuente que la implementación de un nuevo módulo o funcionalidad, dé al traste con el tope del peso de la hoja de estilos. En ese caso, deberemos aligerarla en la medida de nuestras posibilidades.

A efectos prácticos, como se puede ver, implementar AMP prácticamente equivale a generar un duplicado de nuestro sitio web, adaptándolo a los diferentes requisitos que solicita Google. Porque además, para que una página sea validada como compatible con AMP, debe cumplir todas y cada una de estas recomendaciones. En caso contrario, no será una página valida y etiquetada como tal.

En resumen, ¿es recomendable? ¿sí? ¿no? Como suele ocurrir, depende del tipo de proyecto. Aunque AMP es reciente, su implementación en medios ha sido muy rápida. Y si el proyecto pertenece a este segmento, prácticamente se antoja inevitable invertir horas en su adaptación. Por contra, si el desarrollo que tenemos entre manos no cuenta con una fuerte carga de actualidad e inmediatez, quizá podamos postergarlo en post de de funcionalidades más relevantes. En cualquiera de los casos, pronto revisaremos en este blog el proceso paso a paso para implementarlo en un entorno WordPress.

¡Hasta muy pronto!

Artículos relacionados

Quizá te interese…