9, agosto 2019

Por qué necesito un blog corporativo

Un artículo de María Caravantes

En este artículo hablamos, entre otras cosas, de… ,

Una empresa que ofrece servicios o productos online necesita posicionar su página web para que los usuarios la encuentren a partir de sus consultas en buscadores como Google. Esto se consigue a través de una estrategia SEO en la que entran en juego numerosos elementos. Uno de ellos es el blog corporativo, por eso hoy quiero explicaros la importancia de contar con una página de entradas en la que se publique regularmente contenido de valor que hable de nuestra actividad comercial. Pero vayamos por partes.

Qué es eso del posicionamiento SEO

Las siglas SEO vienen del término anglosajón Search Engine Optimization, que se traduce como optimización de motores de búsqueda. Simplificando al máximo, se puede definir como una serie de procedimientos que se llevan a cabo en una página web para conseguir que aparezca en la primera página –el objetivo siempre es alcanzar el codiciado número uno– de los resultados que se obtienen tras realizar cualquier consulta en un buscador.

Seguro que se entiende mejor con un ejemplo

Imagina que vendes los mejores quesos de comercio justo de Málaga y que has decidido contratar a una agencia para que diseñe y desarrolle una página web a la altura de tu producto (una casi tan buena como las que hacemos en Onion Studio). La idea es informar a la gente sobre tu queso y dar la posibilidad de que lo adquieran cómodamente en su casa desde tu tienda online.

Ahora tienes un producto buenísimo y un flamante site nuevo para darlo a conocer, sin embargo, tu página web no obtiene visitas y no consigues ventas con ella. ¿Qué falta? Una estrategia SEO con la que conseguir que cualquier persona que inserte en Google una búsqueda como “queso comercio justo en Málaga” o “mejor queso Málaga” obtenga en el primer resultado tu página web, haga click sin dudar y llene su carrito virtual con tu delicioso queso. Eso es lo que el posicionamiento SEO puede hacer por tu empresa.

Siempre me gusta decirles a nuestros clientes que el SEO es una carrera de fondo. Los resultados se van obteniendo poco a poco y son muchas las técnicas, herramientas y recursos (el blog corporativo incluido) que hay que implementar regularmente en un site para optimizarlo. Es la única manera que tenemos para decir a Google que existimos y que, además, ofrecemos algo interesante para sus usuarios. Con constancia y un buen profesional encargándose de ello se termina llegando a los objetivos propuestos.

Qué puede aportar un blog corporativo

A nivel SEO

Sabemos que en lo relativo a motores de búsqueda, Google es el pez gordo. Es el buscador más utilizado con diferencia y el que marca la tendencia en el posicionamiento web. El algoritmo con el que funciona se actualiza frecuentemente. Estas actualizaciones implican cambios en la manera en la que Google lee las páginas webs. La intención de sus creadores es que cada vez piense más como una persona, por eso le han dado más importancia a la semántica y al propio contenido.

Google valora muy positivamente que una página sea dinámica. Si el algoritmo visita un sitio web varias veces y no encuentra contenido nuevo, este perderá relevancia y consecuentemente, también perderá autoridad en el ranking de resultados. Si aparecemos en la quinta o sexta página de Google, será muy difícil que un usuario nos encuentre a través de su búsqueda, lo que se traduce en pérdida de clientes potenciales y en que los recursos y el tiempo que habíamos invertido en la web previamente no se aprovechen al 100%.

En definitiva, se trata de que Google sepa que nuestra página está activa. La mejor manera de mantenerla en movimiento es creando una buena red de enlaces tanto internos como externos –ampliaré esta información próximamente en otro artículo– y generando contenido de calidad con regularidad en forma de artículos en nuestro blog corporativo.

A nivel contenidos

Más que como una tarea adicional a nuestro trabajo, lo ideal es entender el blog como una oportunidad de comunicar. No se trata de publicar artículos sólo para contentar al algoritmo de Google, sino de aportar un contenido de valor que realmente interese a tu público; que hable tu filosofía de empresa. Los usuarios valoran esa información y saben apreciar una web actualizada y cuidada que, además, les interesa.

La mayoría de empresarios no cuentan con el tiempo necesario que implica la creación de contenido, pero para ello existe precisamente la figura del redactor de contenidos web. Se trata de la persona encargada de escribir los artículos para el blog siguiendo una línea editorial acordada previamente con el cliente teniendo en cuenta la optimización SEO.

Un blog corporativo actualizado con textos de calidad garantiza tráfico en la web e incluso enlaces a esta. Si tu contenido es interesante, cabe la posibilidad de que las personas que lleguen a él quieran compartirlo con otras a través de links. De esta manera, la página gana autoridad: Google la detecta y le da prioridad por encima de las páginas de la competencia para posicionarla en los primeros puestos entre los resultados de una búsqueda. Si, además, estamos ofreciendo una experiencia extra al usuario contándole historias o divulgando conocimiento, mejor que mejor. Conseguiremos los objetivos que buscábamos desde el principio: dar a conocer nuestra marca y conseguir ventas.

 

Es necesario tener un plan

La creación y mantenimiento del blog no se hace de manera improvisada. Lleva implícita una estrategia en la que se planifica el tipo de contenido que se va a ofrecer (para ello se realiza una investigación previa) y la fecha de publicación de cada artículo. Este último aspecto está estrechamente relacionado con el trabajo del Social Media, que se encarga de publicar el contenido en las diferentes Redes Sociales. En Onion Studio siempre tenemos las dos áreas coordinadas para garantizar el máximo rendimiento de las páginas web de nuestros clientes.

No, no vale escribir sobre cualquier cosa

Las entradas de un blog tienen que guardar coherencia entre ellas y con la propia marca. Antes de lazarnos a escribir artículos sin ton ni son, es necesario elaborar una lista de términos y palabras clave relacionadas con lo que ofrece la empresa. De ellos se extraen diferentes temáticas para ordenarlas después en categorías y especificar artículos para cada una de ellas.

Una planificación previa nos facilita el resto del trabajo. No es lo mismo sentarse a escribir sin saber qué contar que consultar el calendario y ver qué artículo está previsto publicar. Dejar espacio a la improvisación no suele funcionar en estos casos.

El verdadero reto: atraer visitas

Internet es inmenso y perderse en él es muy fácil, por lo que generar tráfico en una web es el mayor desafío del marketing digital. Por ello, la creación de contenidos es clave en un mundo en el que se realizan 3,8 millones de búsquedas online cada 60 segundos.

La información y el conocimiento es algo que nunca dejará de interesar a las personas: se siguen leyendo blogs. Lo único que ha cambiado es cómo se llega a ellos. Ahora se accede a los artículos a través de enlaces en plataformas como Twitter o Facebook o a través de búsquedas muy específicas sobre temas concretos. Es por eso por lo que, para llegar a ser la respuesta, necesitas un blog corporativo.

Todas las imágenes que ilustran este artículo han sido sacadas de Unsplash

Artículos relacionados

Quizá te interese…