Onion Studio | Agencia de marketing digital
5, mayo 2021

Cómo hacer email marketing: guía de buenas prácticas

Un artículo de Alicia Rubio

En este artículo hablamos, entre otras cosas, de… ,

¿Estas planteando tu primera campaña de mailing y la hoja en blanco te mira de reojo, con desconfianza? Te recomendamos echar un ojo a esta guía de buenas prácticas para que tu primera campaña de email marketing sea un éxito (y evites errores de principiante).

Cómo hacer email marketing de calidad y cómo tomar decisiones

Partimos de la base de que ya tienes conseguida la primera parte de la producción de una campaña. En ocasiones anteriores hemos hablado de Mailchimp, la herramienta que usamos nosotros, y de cómo empezar a usarla.

Vamos a pasar directamente a una guía de buenas prácticas para componer newsletters y comunicaciones interesantes, dignas y que no estropeen ni la imagen de tu proyecto ni las retinas de tus lectores.

Ante la primera hoja en blanco para enviar a tus suscriptores, ¿qué hay que hacer?

Antes de ponerte a componer una comunicación, cuando ya hayas dado tus primeros pasos en Mailchimp, asegúrate de que tienes claras las respuestas a las preguntas básicas. Por ejemplo, ¿cuál es la naturaleza de tu proyecto? ¿Cómo podría relacionarse esta con una comunicación por mail? ¿Qué imagen de empresa quieres proyectar? ¿Cuál es el grado de cercanía que quieres transmitir?

Paso 1: necesidad de enviar esta newsletter

Antes que nada, pregúntate si el mail que vas a componer es realmente necesario. Ponte en la piel de un usuario interesado en tu empresa, y pregúntate si tú mismo abrirías el correo que estás a punto de recibir.

Si has enviado hace pocos días una newsletter, o si no tienes realmente nada nuevo que decir, probablemente te puedas ahorrar el mail. Tus suscriptores te lo agradecerán.

Otros tips:

  • No te inventes información solo por rellenar espacio en una newsletter: no es necesario y se nota a la legua
  • Planifica tus comunicaciones para poder reunir información relevante

Una bandeja de entrada de Gmail en proceso de carga

Paso 2: composición del mail

Si determinamos que, en efecto, la comunicación que estamos engendrando tiene sentido, es momento de componer.

Tal y como ocurre con cualquier texto, antes de lanzarse a escribir es recomendable planificar primero. Te aconsejamos que planifiques tus bloques en función de la propia naturaleza de la newsletter.

No es lo mismo un mail de bienvenida que una comunicación de promociones o una newsletter pedagógica. En cualquier caso, pregúntate de qué forma puedes organizar tu contenido de la manera más interesante posible: mantener la atención de los lectores hasta el final es lo más difícil.

Otros tips:

  • El editor de Mailchimp es bastante completo, y otras plataformas también ofrecen herramientas de edición chulas. Pero si quieres autenticidad real en tu diseño, cuenta con profesionales.
  • Mantén siempre en mente la usabilidad móvil: tu creas y editas desde una pantalla grande, pero la mayoría de los usuarios leerán tu newsletter desde una pantalla pequeña.

Paso 3: redacción de los textos (nada como hacer email marketing para aprender a sintetizar)

Ya están definida la estructura y sabemos qué va en cada sitio. Ahora hay que redactar.

En esta parte del proceso es donde entra en juego el tono. Cuando llegues aquí deberías tener claro si quieres dar tratamiento de usted o de tú a tus lectores. También estaría bien que adaptes tu fórmula de saludo y despedida según tu calendario de envíos. No saludamos igual a alguien con quien no hablamos desde hace meses que con alguien a quien vimos ayer. Lo mismo para la despedida: si no tienes previsto volver a enviar nada hasta dentro de uno o varios meses, un poco de mimo extra nunca viene mal (pero para gustos los colores).

También tienes que escribir un asunto y puedes editar el remitente. Esta parte es casi tan importante como el propio contenido: piensa que es tu primera impresión antes de entrar. Asegúrate de que en el remitente figura el nombre correcto, o tus receptores no sabrán quién les escribe.

  • El lenguaje es importantísimo. De poco sirve que le pongas cariño a tu diseño si tienes faltas gramaticales.
  • Es fácil dejarse llevar por el texto, pero, a no ser que seas una comunicación divulgativa o pedagógica, intenta darle caña a tu capacidad de síntesis. Puedes leer un poco más sobre redacción digital en este artículo.

La carta de Hogwarts es, en el fondo, una newsletter analógica (y mágica)

Paso 4: edita sin piedad

Cuando ya están los textos escritos y los visuales en su sitio, es momento de repasar y editar.

En este paso es donde conviene poner en práctica la honestidad: trata a tus suscriptores como lectores informados y críticos.

Los propios servidores de correo tienen herramientas para evitar que nos pasemos de listos: hay una lista de criterios que disparan los filtros de spam y mandan tu newsletter al abismo del correo basura. Las palabras obvias, del tipo descuento, oferta, promoción, etc. suelen ser mala idea.

Otros tips:

  • Las newsletters digitales forman parte de nuestra vida desde hace dos décadas. A estas alturas, todos sabemos reconocer una newsletter de calidad a leguas: cúrrate la presentación.
  • Cuidado con los enlaces. Es muy fácil que se te pasen enlaces vacíos o antiguos, especialmente si estás usando plantillas. Repasa muy bien todo tu enlazado antes de darle a SEND.

Paso 5: prueba y corrección

Antes de segmentar tu audiencia y programar o enviar tu mail, siempre es buena idea que mandes un mail de prueba a otra cuenta de correo.

Desde Mailchimp puedes enviar Test Emails para asegurarte de que todos los aspectos a nivel de diseño funcionan tal como quieres. Es verdad que la plataforma tiene una ventana de previsualización, pero la pestaña de versión móvil no siempre coincide al 100% con las dimensiones que después se ven en la pequeña pantalla.

Otros tips:

  • Intenta llevar la cuenta de cuántos correos de prueba te envías, sobre todo si estás al principio del proceso: la versión gratuita de Mailchimp tiene un límite de 12 pruebas por campaña y 24 pruebas al día.
  • A veces es buena idea contar con un lector beta: alguien que conozca tu proyecto y en cuya opinión confíes, que pueda darte un feedback de calidad. Cuando llevamos mucho tiempo con la nariz metida en el mismo contenido es fácil perder perspectiva y dejar de ver los pequeños detalles. Cuatro ojos ven más que dos.

Recuerda que la creación de contenido no es para todo el mundo. Una newsletter debería ser personal, original y llamativa. Si crees que necesitas una gestión profesional de email marketing, para eso has llegado a Onion Studio: tu agencia de marketing digital en Málaga (y en todas partes).

 

Artículos relacionados

Quizá te interese…