Onion Studio | Agencia de marketing digital
11, noviembre 2020

Cómo verificar una cuenta en Instagram (y otras redes sociales)

Un artículo de Alicia Rubio

En este artículo hablamos, entre otras cosas, de… , ,

¿Cómo verificar una cuenta en redes sociales? ¿Sirve para algo? ¿Cómo es de difícil conseguir la medalla azul? Y, sobre todo, ¿merece la pena?

Hablamos del tick azul que aparece junto a los username en prácticamente todas las redes sociales. La chapita de verificación. Inconscientemente, la buscamos. Es una seña de autenticidad en cualquier red social, y no tiene sólo la connotación de la fama, también tiene su razón de ser. Tener una cuenta verificada en redes sociales puede llegar a ser una opción muy interesante, y te contamos por qué.

Una cuenta verificada suele ser sinónimo de prestigio

En realidad, el aval lo da la propia plataforma. Cuando una cuenta de Twitter tiene al lado la insignia azul, es Twitter quien nos está diciendo al resto de usuarios: «nosotros confirmamos que esta persona es quien dice ser». Originalmente, la verificación se creó para resolver el problema de los impostores. En 2009, cuando se lanzó por primera vez el programa de verificación en Twitter, era demasiado fácil abrirse una cuenta con el nombre y la foto de Kanye West y fingir ser él. Esto, evidentemente, era un asunto que preocupaba a los personajes públicos, porque cualquiera podía decir cualquier disparate, atribuirlo a su persona y crear un escándalo innecesario. Hoy en día, gracias a la chapita azul, lo hacen ellos solos.

Verificar una cuenta en redes sociales es una opción que responde a un problema concreto: la suplantación

Sin embargo, y a raíz de la solución a este problema aparentemente tan específico, Twitter descubrió que, en realidad, la verificación ayudaba a mejorar la experiencia de los usuarios en general. El resto de plataformas también se quedó con la copla, y ni Facebook ni Instagram tardaron en implementar el formato. Y es que, cuando interactuamos o seguimos algún perfil en redes sociales que no pertenece a nuestro círculo social, es prácticamente imposible saber con seguridad si la persona tras el nickname es quien dice ser.

La insignia azul viene a resolver este problema hasta cierto punto: en 2016 Twitter tanteó la posibilidad de verificar cualquier cuenta pero cerró el programa cuando el líder de un grupo neonazi pidió (y consiguió momentáneamente) su insignia azul. La plataforma tuvo que reconocer que la verificación es sinónimo de prestigio, y esta quedó restringida a cuentas relevantes.

Y, ¿quién puede verificar su perfil?

Técnicamente, cualquiera. Pero, más específicamente, cuando hablamos de cuentas corporativas la verificación no depende tanto de la persona detrás de la cuenta, sino de la cuenta en sí. No hace mucho, la opción de verificación se empezó a implementar también para cuentas de empresas. Al igual que ocurría con los famosos, las compañías más grandes también tuvieron que enfrentarse a impostores. Además, con la diferencia de que el riesgo de fraude y estafa es mucho mayor cuando se trata de cuentas corporativas que ofrecen la compra venta de productos. A partir de este punto, cada plataforma tiene sus propios estándares de verificación.

Veamos cuáles son:

Twitter

La red social de microblogging más famosa mantiene a día de hoy los criterios de verificación que lanzó en 2009. Estos se aplican a «cuentas de interés público» que sean manejadas o representen a «usuarios involucrados en la música, la moda, el arte, la política, los negocios, la religión, el deporte, y otras áreas de interés clave». Es decir, tienes que ser alguien. Si eres un ciudadano anónimo con una cuenta personal, intentar conseguir la insignia azul es inútil. Pero, si tu cuenta entra dentro de los parámetros requeridos, hay algunas cosas que puedes hacer para facilitar el proceso de selección. A saber:

  • Tener una foto de perfil
  • Una dirección de email verificada
  • Una biografía
  • Una foto de portada
  • Un link a una página web
  • Una configuración de privacidad en la que tus tweets sean públicos

Si cumples con todos estos criterios, puedes enviar tu solicitud de verificación. Twitter te pedirá que les cuentes en menos de 500 caracteres por qué deberían verificarte, y además pedirán links a otras webs que confirmen tus motivos. Aviso importante: a veces Twitter paraliza sus procesos de verificación. En esos casos, hay que esperar a que los reanuden para hacer la petición.

A veces, verificar una cuenta en Twitter es imposible porque se paralizan los procesos

Instagram

De todas las plataformas, quizá Instagram sea la más exigente a la hora de conceder verificación. La propia plataforma dice claramente que sus insignias azules sirven el único propósito de que «los usuarios puedan encontrar cuentas a las que seguir que sean auténticas», y que «las figuras públicas y las marcas conocidas están verificadas porque tienen más posibilidades de ser suplantadas».

El número de seguidores es fundamental en Instagram. Como acabamos de decir, la verificación la utilizan con el único propósito de evitar la suplantación. La plataforma recomienda que, antes de solicitar la verificación, trabajes primero en tu perfil. Incluir tanta información de calidad como sea posible, postear regularmente contenido de calidad, e ir creando una red de seguidores con los que haya una interacción significativa. También tienen en cuenta la vida de la marca o perfil fuera de Instagram. Si una búsqueda de Google con tu nombre no arroja ningún resultado, probablemente no te sirva de nada solicitar la verificación.

Si cumples con los requisitos que Instagram pide, estos son los pasos a seguir: entra en tu Perfil > Configuración > Cuenta > Solicitar verificación. En este paso, al que sólo se puede acceder a través de la app, Instagram te pedirá tu nombre de usuario, nombre y apellidos, cómo se te conoce (es decir, nombres artísticos, pseudónimos y nombres corporativos), y te pedirá que selecciones la categoría a la que pertenece tu cuenta: disciplinas artísticas, política, negocios, etc.

Por último, tendrás que adjuntar una foto de tu documento de identidad, ya sea personal o de tu empresa. Tienen que ser documentos oficiales en los que se vean claramente tus datos de identidad. Le das a «Enviar», y esperas. Por cierto, el envío de una solicitud no garantiza en ninguna instancia que esta se conceda.

Facebook

Uno de los rasgos más interesantes de Facebook en el sentido de la verificación es que ofrece dos opciones distintas: una para personalidades (en azul), y otra para negocios (en gris). Si estás buscando cómo verificar una cuenta personal, lo primero es asegurarte de que tu perfil está actualizado. Si no has posteado con regularidad, ponte al día antes de solicitar la verificación o perderás muchas posibilidades de conseguirla. Si tu cuenta está puesta a punto, puedes enviar una solicitud de verificación. Al igual que con Instagram, deberás adjuntar algún documento de identidad. La solicitud puede tardar días o incluso semanas en revisarse, así que una vez que la envíes, paciencia.

Si lo que necesitas es verificar la cuenta de tu negocio, el proceso es un poco más sencillo, en el sentido de que su función se basa en la confirmación de que la cuenta de verdad pertenece a la empresa que dice representar, por lo que otros factores como el número de seguidores o el número de posts no son tan relevantes como en la solicitud de verificación de una cuenta personal.

Primero, tienes que tener una cuenta en Business Manager. ¿Ya? Vale. Ahora ve al Centro de Seguridad, y busca el botón de «Iniciar verificación». A partir de aquí, el proceso es bastante intuitivo: tan sólo tienes que seguir las instrucciones que Facebook te va indicando en cada parte del proceso.

¿Merece la pena intentarlo?

Si la cuenta de tu negocio o marca personal no cumple con ninguno de los criterios anteriormente mencionados, solicitar la verificación de tu perfil sea probablemente una pérdida de tiempo. Tener una cuenta verifica no es ni mucho menos imprescindible para que tu negocio goce de buena salud en redes sociales. Pero, si has dedicado recursos y has invertido en tus redes sociales, logrando una base sólida, la verificación puede ser un arma de marketing poderosa.

Tener una insignia de verificación junto al nombre de tu marca comercial le confiere una connotación de prestigio a la cuenta casi instantánea. Aunque no lo parezca, la interacción entre negocios y clientes vía redes sociales es algo aún relativamente nuevo en nuestra sociedad, por lo que muchos potenciales clientes todavía sienten una desconfianza intuitiva ante una posible compra a través de Facebook, Instagram o Twitter, especialmente si se trata de usuarios en una demográfica de edad superior a los 30 años. Por eso buscamos signos de prestigio dentro de las redes. Un alto número de seguidores, actividad frecuente, posts de calidad y feedback positivo son algunos de esos signos, pero el que se lleva la palma sigue siendo el tick azul.

Todas las imágenes que ilustran este artículo han sido extraídas de Unsplash.com

Artículos relacionados

Quizá te interese…