Onion Studio | Agencia de marketing digital
12, noviembre 2020

Consejos para escritores – redactores novatos (de una redactora novata)

Un artículo de Alicia Rubio

En este artículo hablamos, entre otras cosas, de… , , ,

¿Ha entrado el SEO en tu vida? ¿Emociones encontradas? ¿Buscando consejos para redactores novatos?

Vamos al grano: no tengo ningún truco SEO que te vaya a ahorrar ni horas de estudio ni sudores fríos cuando veas que no entiendes nada. Pero sí tengo algunos consejos para redactores novatos. La idea es que no desesperes cuando mojes los pies por primera vez en el océano de la redacción digital.

Escribo este artículo desde mi experiencia como relativa novata en el mundo de la redacción digital. Presentación rápida: me llamo Alicia, soy filóloga, escritora, y, desde hace unos meses, redactora en Onion Studio. Empiezo, como a mí me gusta, diciendo una obviedad: mi experiencia no tiene por qué parecerse a la de nadie más. Cada proceso es mundo y puede que leas este artículo buscando sentirte identificada pero llegues al final y te quedes igual que estabas.

Dicho esto, al hablar con veteranas en redacción digital, parece que sí suele haber unos puntos comunes, especialmente cuando se llega a este trabajo a través de la vertiente de la escritura, y no de la experiencia en marketing o motores de búsqueda. Sea cual sea tu caso, me permito compartir contigo algunas de las recomendaciones o consejos para redactores novatos que más me han ayudado a mí.

El mejor consejo para redactores novatos es tener una buena base

Sobre todo, leer mucho. Parece de Perogrullo, pero es uno de los mejores consejos para redactores novatos. Uno de los conceptos erróneos más extendidos acerca de la competencia lingüística es que escribir bien es más difícil que leer bien. Difiero respetuosamente. Aprender a leer bien, con una comprensión profunda del texto y sus significados, es, en mi opinión, más difícil que escribir bien.

La lectura de tantos géneros como sea posibles es uno de los mejores consejos que puede recibir un redactor

Como consecuencia de leer mucho, terminarás leyendo bien, y como consecuencia de leer bien, terminarás escribiendo bien. Así que, si eres nuevo en esto de la redacción, lee mucho. De todo lo que encuentres. No sólo textos de redacción digital (que por supuesto), sino lecturas de todo tipo. Lecturas de calidad.

Cuanta más diversidad de lecturas tengas en el disco duro de tu cabeza, más recursos tendrás después de los que tirar a la hora de redactar. Te acordarás de estas palabras cuando tengas que escribir un texto de 900 palabras optimizado para una long tail y no sepas por dónde meterle mano.

La redacción digital tiene una concepción diferente del lenguaje: familiarízate con ella

Una de las primeras cosas que me dijo nuestra redactora senior cuando empecé a trabajar con Onion Studio fue: «No te lo parecerá al principio, pero tú que sabes de semántica tienes mucho terreno ganado». Efectivamente, he tardado meses en empezar a comprender a qué se refería. Pero, como siempre, tenía razón.

Y es que, cuando se parte de una base de escritura creativa, el SEO puede parecer una piedra en el camino. Un obstáculo que hay que saltar a la ranita para conseguir lo que nos interesa de verdad: escribir un texto de calidad. Aquí va mi segunda recomendación de neófita: cuanto antes entendamos que la redacción digital es, simplemente, una concepción del lenguaje diferente, mejor. Más disgustos que nos vamos a ahorrar.

Se trata de comprender que, en este campo, el lenguaje es una herramienta y un fin a la vez (un día hablaremos de lingüística computacional). El contenido que publicamos en la red responde a una relación directa con los lectores que no existe en ninguna otra esfera de la escritura. Esto también es una oportunidad creativa.

Redactamos para responder a una serie de tendencias y tenemos que ajustarnos a unos parámetros, sí. Pero eso no significa que no haya sitio para la creatividad o la originalidad. Si lo que quieres es que en Internet haya más contenido de calidad, no puedes mirar los requisitos del SEO como un obstáculo sino como una oportunidad. O, más que una oportunidad, un ejercicio, para desarrollar, precisamente, la creatividad y el ingenio.

Aprende a aprender

Una de las cosas más emocionantes y más frustrantes a la vez de la redacción digital es que las actualizaciones, cambios y obsolescencias son prácticamente diarias. Te va a servir de poco estudiarte manuales de hace dos, tres o cuatro años, porque lo que aprendemos hoy probablemente haya cambiado el año que viene, si no antes. Por lo que lo interesante aquí es saber a dónde hay que mirar cada vez que se produce un cambio nuevo: ve creándote una base de datos con fuentes de información que estén al día de lo que pasa en los entresijos del SEO.

Pero, sobre todo, SOBRE TODO, si tienes la oportunidad, pégate al veterano que tengas más cerca. Vampiriza su saber hasta donde te deje. Esto no significa que no vayas a desarrollar un estilo y métodos propios, pero los ataques de pánico disminuyen mucho en frecuencia e intensidad cuando tienes al lado a alguien que sabe lo que está haciendo.

Aprovecho para mandar una ovación y un ramo de flores a María Caravantes, nuestra redactora senior: excelente profesional, mentora extraordinaria, y sufridora en silencio de mi batería de preguntas diarias. (Por cierto: si tu referente profesional te dice que tu pregunta es estúpida, cambia de referente profesional).

¿Conclusiones?

Va a haber un montón de cosas nuevas que vas a tener que aprender, te interese más o menos la parte técnica de la redacción digital. Escribir bien no vale por sí solo: tienes que alcanzar al menos un grado mínimo de autonomía en la comprensión global de cómo funciona el posicionamiento en buscadores para que no desperdicies horas y esfuerzo. Te lo dice una que ha tardado en reconocer esta obviedad mucho más de lo que debería.

Cuál sea tu grado de autonomía dependerá de muchos factores, y cuánto tardes en alcanzarlo también. No te desesperes, porque la curva de aprendizaje al principio va leeeeeeeenta, pero después empieza a coger altura. Lo cual me lleva a mi última observación: una vez que le encuentras la parte divertida, ya no se la dejas de ver.

Todas las imágenes que ilustran este artículo han sido extraídas de Unsplash.com

Artículos relacionados

Quizá te interese…