Onion Studio | Agencia de marketing digital
24, julio 2020

Core Web Vitals, la nueva herramienta para la puesta a punto del UX

Un artículo de Alicia Rubio

En este artículo hablamos, entre otras cosas, de… , , ,

Core Web Vitals, la última iniciativa de Google, llega sin prisa pero sin pausa

De momento, que nadie se asuste: las Web Vitals no son, en términos estrictos, nada nuevo. Pagespeed Insights, el formato AMP, o el sitio web.dev son herramientas que nos resultan familiares y cuyo objetivo es esencialmente el mismo de Core Web Vitals: mejorar la experiencia de navegación de tu página web. De hecho, el principal reclamo de esta nueva iniciativa de Google es hacer más accesible la mejora de la velocidad de carga, entre otras cosas, para los usuarios menos versados. Es decir, hacernos la vida más fácil a quienes ponemos cara de póker cuando nos cruzamos con un término técnico.

Core Web Vitals unifica en tres las (muchísimas) métricas que Google utilizaba hasta ahora para determinar la calidad de la experiencia del usuario en nuestra web. Ya en el primer párrafo del anuncio, que se hizo público el pasado 5 de mayo, desde Google reconocían que la abundancia de métricas crea un conjunto de desafíos con respecto a la “claridad, prioridad y coherencia” para muchos usuarios. En otras palabras, que tener tantas herramientas para mejorar la UX es contraproducente a no ser que seas un experto.

Por eso, la propuesta de Google es unificar tres métricas fundamentales a través de Web Vitals, con unos indicadores sencillos que todo el mundo pueda entender. Las tres variables que (de momento) cubre Web Vitals son:

  • Largest Contentful Paint. Este aspecto mide el tiempo que tarda en cargar el elemento más grande de la web (ya sea imagen, vídeo o bloque de texto) que se vea sin necesidad de hacer scroll hacia abajo. La auditoría de Web Vitals está dividida en tres segmentos para las tres variables: Good, Needs Improvement, y Poor. En el caso del LCP, el límite entre Good y Needs Improvement está puesto en los 2,5 segundos, y entre Needs Improvement y Poor, en 4 segundos.
  • First Input Delay (literalmente, “retraso de la primera entrada”). Básicamente, mide la capacidad de respuesta de la página. Desde que un usuario hace “clic” por primera vez en algo, ¿cuánto tarda el navegador en responder y cargar el contenido o realizar la acción? Según Web Vitals, el tiempo óptimo de respuesta debe de estar por debajo de los 0,1 segundos, y roza el límite de lo desastroso a partir de los 0,3.
  • Cumulative Layout Shift. Entramos en una página y vamos a hacer “clic” en algún elemento, pero la página no ha terminado de cargarse y todo se mueve de sitio. Terminamos haciendo clic donde no queríamos y hay que volver atrás y esperar a que se cargue de nuevo. Este parámetro se llama estabilidad visual, y es lo que mide el CLS. En otras palabras, concretamente en palabras de Google, el Cumulative Layout Shift “mide la estabilidad visual y cuantifica la cantidad de cambios inesperados en el contenido de la página visible”. Como ya os habréis dado cuenta, el CLS es la única de las tres métricas que no se rige por el tiempo, sino por la frecuencia y la magnitud de los cambios. Por eso, en la barra de diagnóstico, la separación entre Good, Needs Improvement y Poor no se mide en segundos, sino que nos asigna una puntuación. Entre 0 y 0,1 puntuamos como Good, entre 0,1 y 0,25 necesitamos mejorar, y a partir de 0,25 tenemos un problema.

Core Web Vitals

Puntuar Good en las tres variables es comprar todas las papeletas para que el usuario tenga una experiencia satisfactoria al entrar por primera vez en nuestra web. Nadie se queda en una página que no carga, que no responde a nuestros comandos o que no para de moverse.

Vale, y ahora que ya sabemos qué son y para qué sirven las Web Vitals, ¿qué?

De momento, Google ha llamado a la calma. Desde el gigante californiano son conscientes de que, aunque el LCP, el FID y el CLS son parámetros importantes, no son los únicos que determinan una experiencia óptima. Ya han adelantado que Web Vitals es una herramienta que no está terminada, y que no esperan su implantación completa hasta principios de 2021. De momento, la herramienta está enfocada a ayudar a las webs en su eficacia, se supone que para ayudar a paliar la crisis del COVID-19, que está disparando el tráfico en Internet hasta niveles nunca antes vistos. Pero los cambios y las actualizaciones llegarán con seguridad: ya nos han dicho que el plan es lanzar, al menos, una actualización anual como mínimo.

La iniciativa de Core Web Vitals no implica la desaparición de las herramientas que hemos utilizado hasta ahora: al contrario. En su anuncio, Google ha aclarado que están preparando actualizaciones de Pagespeed Insights, Lighthouse o Chrome DevTools, entre otras herramientas que cuentan entre las más utilizadas. La idea es que estos programas ayuden a la optimización de Web Vitals, y no que Web Vitals las fagocite. Habrá que estar atentos a las compatibilidades y actualizaciones de las herramientas que ya use cada uno para la optimización UX de su página.

Todavía no sabemos cuánto afectarán estas novedades al posicionamiento, pero desde Google nos han prometido avisarnos con tiempo (al menos seis meses antes de su lanzamiento definitivo) para que todo el mundo pueda implantar y familiarizarse con la herramienta sin que esto suponga un revés para su posicionamiento SEO. Esto, entendemos, es una forma delicada de decir que, si bien las Web Vitals no son determinantes ahora, lo serán en un futuro. Por tanto, merece la pena ir echándoles un vistazo, y que cuando el algoritmo de ranking de Google empiece a tomar en cuenta las Web Vitals no nos pille a por uvas.

Artículos relacionados

Quizá te interese…