Onion Studio | Agencia de marketing digital
18, junio 2020

Marketing online sin Google, ¿es posible?

Un artículo de Juanje Izquierdo

En este artículo hablamos, entre otras cosas, de… , , ,

Hace algunos meses os hablábamos de Vigilancia permanente, el libro de Edward Snowden que abordaba las múltiples violaciones a la privacidad de los usuarios en internet. No es un secreto que una de las empresas las más penalizadas por ello, especialmente en la Unión Europa, es Google. Sin embargo, su dominio en muchas áreas del marketing online es casi imbatible por lo que nos hemos querido preguntar, ¿es posible hacer marketing online sin Google? Lo hemos intentado, y queremos contaros el resultado.

Navegador web: de Chrome a Firefox

Y empezamos por lo más básico. Sustituir Google Chrome por una alternativa fiable, sólida y bien integrada con plugins es una prueba de fuego. La integración de herramientas como Tag Manager como Chrome es casi simbiótica. Y sin embargo, para prácticamente todas las extensiones que utilizamos frecuentemente en Chrome, existe una alternativa en Firefox.

Las últimas versiones del navegador de Mozilla (especialmente en su Developer Edition) han mejorado con mucho el rendimiento de los anteriores, así como han desarrollado una especial atención por la privacidad. Si no requerimos de extensiones demasiado particulares, otras opciones como Opera o Brave ofrecen un magnífico resultado. Opera, en concreto, es un navegador de una rapidez y facilidad de uso sorprendente para su escasa cuota de mercado. Brave, por su parte, tiene un mejor rendimiento en máquinas con menos recursos.

Hacia un marketing digital sin cookies

Un problema importante que parecía no tener solución es la cantidad de contraseñas que se almacenan en Chrome, sin exportación fácil al resto de navegadores. Para ello, hemos utilizado LastPass como puente para el cambio. Para quienes no lo conozcan, LastPass es una ‘bóveda’ que guarda todas tus contraseñas encriptadas y te da la posibilidad de compartirlas multidispositivo, en equipo, y por supuesto, con una magnífica integración con las extensiones de navegador.

Correo electrónico: ¿se puede abandonar GMail?

Y la respuesta también ha sido positiva. De hecho, salvo la funcionalidad de poder programar correos, apenas hemos echado de menos GMail como gestor de correos. De manera corriente ya usábamos Airmail en Mac, y la sustitución de un IMAP por otro apenas ha reportado dificultades. Este cliente de correo -bastante barato- incorpora etiquetas, y la mayoría de extensiones susceptibles de utilizar bajo Gmail. En dispositivos móviles, hemos usado Mail de iPhone con idénticos resultados. También hemos vuelto a sacarle partido al webmail RoundCube, si bien su escasa posibilidad de importación de contactos lo imposibilita como una herramienta cotidiana.

De paso, nos hemos librado de los infinitos problemas de integración de dominios externos con GMail, cuyas especificaciones suelen variar cada tanto.

Cambiar de buscador… ah, ¿pero hay otros?

Podríamos decir que sí, pero también podríamos decir que no. Nos explicamos: desde hace varios años, existen varias alternativas para quien tenga interés en no ceder todos sus datos al gigante norteamericano. Os sonará, aunque sea ligeramente, Bing, perteneciente a Microsoft. Yahoo ya ha quedado prácticamente descartado. Pero sí ha crecido mucho en los últimos meses DuckDuckGo, una alternativa de experiencia cada vez mejor, que hace gala de un especial cuidado en todo lo relacionado con la privacidad de sus usuarios. La amplia mayoría de navegadores empiezan a incluirlo de serie, y este puede ser el detonante para un crecimiento exponencial de esta alternativa.

Sin embargo, tras usar unos y otros, ¿son realmente alternativas útiles para el día a día? La respuesta es muy variable. Si la búsqueda más frecuente no está especialmente localizada en castellano ni relacionada con la actualidad, DuckDuckGo es una alternativa muy seria. Sin embargo, para búsquedas más potentes, tanto en fecha como en formato, la superioridad de Google es aplastante.

Dicha superioridad es tan ingente, que empieza a preocupar la gran cantidad de servicios que empieza a incorporar el buscador en los primeros resultados, y que comienzan a negar clics incluso a los sitios mejor posicionados. Google my Business ha secuestrado numerosísimas visitas enfocadas a obtener una calle o un teléfono, de la misma manera que las preguntas frecuentes, o de manera más reciente, la reproducción de podcasts ha sustraído usuarios a las páginas proveedoras de contenidos.

Google lanza Site Kit para WordPress

La potencia de la web semántica, evolucionada a partir de los microformatos Schema en los últimos años, es precisamente esa: que la información no se perciba ya como texto plano, sino con el suficiente significado como para plantear preguntas y respuesta; y Google fue, desde el inicio, el primero en entenderlo. Ahí reside cada vez más su aportación de valor.

Herramientas paralelas al buscador: Search Console, Google My Business…

Pero Google no es sólo su buscador, y buena muestra de ello es el crecimiento de una herramienta, de inicio tan residual, como Google Search Console. La imprescindible consola de resultados de búsqueda en Google es una parada imprescindible para todo redactor de contenidos. Útil hasta el infinito tanto para conocer tu propio posicionamiento, como para descubrir nuevas temáticas y consultas de tus usuarios.

Formación online en desarrollo web

No obstante, en este caso sí existen herramientas notablemente preparadas para cubrir su funcionalidad, e incluso mejorarla. Eso sí, en su amplia mayoría son de pago. Desde SEMRush, Mangools o la más reciente Ubersuggest pueden proporcionarte información relevante cara a cubrir esta faceta.

Menos alternativas hay en el caso de Google My Business, una propuesta muy reciente del buscador, que pretende competir con las grandes redes de recomendadores como TripAdvisor o Yelp. Su calado, una vez más, se beneficia de la implantación del buscador; de manera que ya es frecuente ver negocios que comienzan a compartir sus datos de contacto e incluso, sus contenidos para obtener valoraciones positivas, y con ello, una mejor posición en las búsquedas geolocalizadas.

Conclusión: siendo un usuario corriente, es posible. En marketing online, casi imposible

Y es que finalmente el marketing online consiste en encontrar a los usuarios donde están y dirigirlos hacia tu marca. La porción actual de Google, al menos en Estados Unidos y Europa, es tan sumamente mayoritaria que resultaría una imprudencia, como agencia de marketing online, desentenderse de ellas.

Sin embargo, si por el caso contrario, hacemos un uso corriente de internet, son muchas y cada vez más las alternativas a evitar un nuevo monopolio que, como el de Microsoft hace años, tanto ralentizó el desarrollo y posibilidades de la red y sus lenguajes de código libre. Como mínimo, os animamos a conocer y probar las estas opciones. Después la decisión… ¡es vuestra!

Artículos relacionados

Quizá te interese…